Intensivo de francés en OLAFRANCE: ¡toda una experiencia!

Llamamos a “curso intensivo de francés” una clase diaria de francés de 2 horas de lunes a viernes. El curso puede durar 4, 8 o más semanas según el nivel que quiere alcanzar el alumno. Es el formato clásico, aunque tenemos opciones de menos horas semanales para los que no pueden invertir tanto tiempo en una clase de idioma.

Aunque es muy difícil estimarlo, con la experiencia podríamos decir que un alumno puede llegar a un nivel B1 entre 4 o 6 meses intensivos partiendo de cero.

Lo consideramos una experiencia de idioma diferente y os vamos a explicar en este articulo porque.

 

  • Una experiencia diferente

Al estar en contacto con un profesor nativo y otros alumnos a diario, el curso intensivo en Academia Olafrance es una experiencia  diferente. Se crea un ambiente de aprendizaje aún más cercano. Trabajamos mucho sobre la cercanía entre el profesor y los alumnos, porque no hay nada mejor que sentirse en confianza para poder llegar a lo que queremos todos cuando aprendemos un idioma: ¡PRACTICARLO! El tema de conseguir soltarse al hablar un idioma como el francés, no solo tiene que ver con la voluntad del alumno sino también con la capacidad de los profesionales de la enseñanza de francés que somos de crear el ambiente adecuado para poder hacerlo. Consideramos como muy importante la sensación y el bienestar del alumno en clase.

 

  • Aprendizaje rápido

Obviamente, la ventaja principal del curso intensivo de francés es seguramente la posibilidad de alcanzar un nivel interesante de forma rápida. A la diferencia de un curso normal (septiembre a junio), el curso intensivo permite acelerar el aprendizaje del idioma. Al estar en contacto de forma diaria con el francés, el alumno entra en un proceso de inmersión similar al que se suele tener cuando uno vive en un país extranjero teniendo además el acompañamiento de un profesional. Ese proceso se verá acelerado si el alumno incluye a esta formación un interés personal añadido fuera de las clases. El trabajo del profesor en Olafrance es animar al alumno a entrar en ese proceso sin nunca olvidar que cada uno somos diferentes y que un aprendizaje rápido no significa en ningún momento presionar al alumno. Si se crean diferencias de niveles en el grupo, trabajamos sobre esas diferencias para convertirlas en fuerzas para que cada uno de los alumnos se sienta apoyado por el profesor y por los demás alumnos.

 

  • Una clase dinámica

Es posible usar todo tipo de material durante una clase de idiomas: libros, juegos, cartas, videos, APP, etc… Y es evidente que siempre es más ameno variar el material utilizado, también repitiendo las actividades que más les gusten a los alumnos y adaptarlas según las clases y los grupos. Pero en realidad, el dinamismo de la clase no lo da el material sino el profesor, su personalidad, su carisma y su energía. A los alumnos les encanta preguntar sobre el profesor, conocerle más y tener su punto de vista sobre varios temas. De ahí, se crea el intercambio, la toma de palabra y las ganas de hablar. Nosotros somos profesores abiertos, nos gusta compartir, escuchar, preguntar, hablar y crear. En eso creemos que somos diferentes y que nuestros intensivos son toda una experiencia.